sábado, 28 de diciembre de 2013



            Porque  la oscuridad restaura lo que la luz no puede reparar.
                                                                                         Joseph Brodsky                        
                                                                                 
La mano sobre el hombro desata la ira. Atacas por sorpresa.
                                       No te he visto llegar.
La agonía se pone en funcionamiento.

Los patógenos se transmiten con un simple apretón de manos,
es más seguro besarse.

He paseado con Dios y con Satán, ambos
me han engañado a punta de pistola.
- Tienes tanto que ver en mi forma de ser… –
La incomprensión, aun instalada en el bien,
                                         muerde la vida,
¡No dudo!
En la sombra de la música hay pasos
y perturbaciones detrás de los hombres.
Poseo llanto para el resto de mis días, aunque no derramaré                                                           ninguna lágrima.

Confieso que existen pequeños destellos de amar la vida,
sin embargo, para el resto del tiempo
¿dónde me detengo?



bequi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por visitarme.