viernes, 19 de julio de 2013

CHOPIN.




  



Es triste pensar que ya quedan pocas cosas que recordar. Eso sintió ella cuando deshojaba las rosas una a una. Con gran ternura las depositaba sobre el agua de la bañera. Su aroma le trasladaba a rincones en los que había sido inmensamente feliz. Pero el momento era otro. Recordaba los olores, los sabores, los colores que nunca más volvieron a rodearla. Poco a poco la casa iba tomando otro tono y olor a paz, a melancolía. Sin darse cuenta, había terminado el ramo de rosas. El agua estaba preciosa, pétalos rojos, blancos, azules. Luego, sin prisa, recogió las velas que tenía repartidas por la casa, las llevó todas al cuarto de baño, donde con gran delicadeza las encendió una a una. Sonaba Chopin. Recordó el mar, los largos paseos acariciando la arena de la playa, recordó el viento, la lluvia, el sol,  las lágrimas resbalaron por sus mejillas pálidas y suaves.  Quedaba poco a lo que mirar. Abrió todas las puertas de la casa. Se quitó la cinta que recogía su pelo, largo y ondulado. Mirando el espejo dejó deslizar su ropa por su cuerpo para recordar las caricias, los besos, el amor.  El amor...  palabra dolorosa y tierna. Cuna, cama y descanso… su música sonaba tan suave, tan melodiosa que le envolvía en finos copos de añoranza. La música, sigue la música, regalos, bailes, solo quería recordar las caricias. Despacio sumergió  primero el pie derecho, luego el izquierdo, se sentó en el borde de la bañera para mirar las rosas y sonreír a las velas, haciéndolas partícipes de su momento. Los pétalos se mezclaban mostrándole el movimiento más armonioso que nunca había sentido; ella acarició el agua dándole las gracias por ese instante de reposo. Con gran elegancia se deslizó por la bañera quedando totalmente sumergida. La música sonaba. Chopin: Wuttz in flut major op. 42, Waltz in A minor op. 34 no. 2.
La puerta de la casa se abrió y se escuchó un silbido, como siempre. La música seguía sonando, las rosas cubrían todo su cuerpo, las velas su alma. Un silbido más. La música seguía sonando. Chopin.


Rebeca Barrón


8 comentarios:

  1. ¡¡¡Toma, toma toooooma!!! Genial, me ha encantado. Mucho. Triste, sí, pero de gran belleza. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Te seguí hasta aquí, Rebeca... Y me quedo contigo.
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  3. Tierno y sensual este relato. Atmósfera cálida y musical. Un final abierto. Muy bien Rebeca. Más abiertos estos portales, que salga este aire fresco más a menudo. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Que buen manejo de la narrativa, Rebeca!

    Quería felicitarte por este estreno de Blog. Espero que a esta entrada sigan muchas, muchas más, para nuestro placer.

    Bienvenida al mundo bloguero.

    ResponderEliminar
  5. ¡Bienvenida mi niña!. Qué alegría tenerte ya en la Blogsfera de EnR. Me encanta la imagen de tu blog y me encanta esa primera entrada.

    Un abrazo mi niña

    ResponderEliminar
  6. ¡Muchísimas gracias a todos!estoy muy ilusionada , la verdad. Voy un poco lenta...pero bueno....
    un beso a todas/os.

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme.